A continuación

Entre Maestra y discípulos

¿Quién puede ser redimido realmente? Parte 10 de 11.

2020-09-04
Idioma:English
Información
Descargar Docx
Leer más

Tengo que pelear cada día para recordarme a mí misma que estoy aquí solo por los seres que sufren, no importa si sé que es ilusión o no. (Sí. Gracias, Maestra) Me cierro a mí misma - cierro algunas puertas, cierro una parte del conocimiento, cierro algo de la comprensión profunda, para poder continuar siendo como humana.

( Maestra, Usted está en un nivel espiritual tan alto, más allá de nuestra comprensión. Debe ser muy difícil para la Maestra estar y funcionar en este reino físico. ¿Cómo es para la Maestra vivir aquí en este reino físico? ¿Cómo la Maestra es capaz de quedarse aquí? )

Como mencioné un poco antes, estoy luchando también, pero tengo que vivir con eso. Si no, no funcionaría. Pero también es difícil para mí funcionar a veces. Como mi mano que agarra cosas, os dije, se siguen cayendo, (Sí) como si mi energía fuese diferente de mis manos. (Wow.) Pero tengo que cerrar algunas puertas para seguir viviendo aquí. Tengo que concentrarme en los humanos, en el sufrimiento de los animales, en todo lo que es doloroso y triste para los seres de aquí, para identificarme a mí misma con ellos y no olvidarme de ayudarles. (Sí, Maestra.) Si me concentro en el otro lado, como que todo esto es ilusión, como yo sé con tanta claridad, como cuando uno se mira en el espejo sabiendo que es su cara, no es su cara. (Sí, Maestra.) Igual que si uno se mira en el espejo, parece uno mismo. (Sí.) Pero uno sabe que solo es un reflejo, el espejo. (Sí.) Tan pronto como nos vamos, ya no hay nada en el espejo. Es igual que eso para la situación de la persona iluminada, que uno sabe que todo es ilusión, pero tiene que quedarse a ayudar porque esa es la razón por la que está aquí. Para eso ha bajado. (Sí. Gracias, Maestra) Tengo que pelear cada día para recordarme a mí misma que estoy aquí solo por los seres que sufren, no importa si sé que es ilusión o no. (Sí. Gracias, Maestra) Me cierro a mí misma - cierro algunas puertas, cierro una parte del conocimiento, cierro algo de la comprensión profunda, para poder continuar siendo como humana. (Gracias, Maestra.) De nada.

( Esa era nuestra última pregunta, Maestra. ) Bien, bien. Porque estáis tan calladas, creía que no habría más. ¿Alguna pregunta extra? Después de que os he contestado, ¿hay algo que no esté claro? Podéis hacer preguntas extra.

 

( Maestra, cuando salimos y nos ponemos en contacto con otras personas, debemos volver y aislarnos, pero eso incluye a otros discípulos también, ¿verdad? ) ¡Sí! Todo el mundo, no solo vosotros. (Sí.) ¿Creéis que digo todo eso solo para el personal interno? ( Porque algunos discípulos creen que está bien ver a otros discípulos. )

No sé como funcionan en el exterior, pero lo he dicho claramente: nada de meditación en grupo. (Cierto, sí.) Eso significa no ver a otros discípulos. (Sí, Maestra.) Pero si ellos quieren vivir su vida de la forma en que ellos quieren, no tengo ninguna autoridad para prohibir a nadie que hagan lo que quieran con su vida. (Sí, Maestra.) Yo solo los guío. Pero es muy difícil para ellos también no ver a nadie. (Sí, Maestra.) Esa es la naturaleza humana. A ellos les encanta el grupo. Les encanta ver a otros, y les encanta charlar y todas esas cosas. Y yo solo puedo agitar mi cabeza y pensar, “¿Para qué quieren todo eso? ¿Por qué tienen que charlar con otras personas para nada, y charlar de tonterías y de cosas que no son realmente importantes?” O “¿Por qué tienen necesidad de la compañía de otras personas?” O “cuantos más, mejor”. No entiendo todo eso, pero aun así, está bien. Es su vida. Ellos no pueden encerrarse excluidos de la sociedad del todo, justo de la forma en que me gustaría hacerlo a mí. Porque es su costumbre. Les encanta tener amigos; les encanta tener compañía. Se sienten aislados si están solos. (Sí, Maestra.)

Así que os lo digo una y otra vez con todas estas conferencias, para que ellos estén más vigilantes. Y cuanto menos contacto, mejor. (Sí, Maestra.) Pero no puedo prohibir a la gente. (Sí, Maestra. Lo entendemos.) Especialmente en algunos países donde han declarado que ya es seguro. Como por ejemplo Âu Lạc (Vietnam), declararon que ya no hay infecciones de COVID-19 hace algunas semanas, hace algunos meses. No estoy segura de cómo está ahora, pero a veces la pandemia vuelve. La segunda ola o la tercera ola ya está en algunos países. Así que uno no puede ser bastante cuidadoso. (Sí, Maestra.) Por eso pierdo todo mi tiempo de retiro, haciendo todas estas conferencias, esperando que hagáis caso, o al menos, que tengáis mucho cuidado, que os protejáis a vosotros mismos. Y el resto, depende de vosotros. Yo no soy el gobierno o el presidente. No puedo hacer una ley para prohibir a las personas. (Sí, Maestra.) Y estos discípulos quizá crean que los otros discípulos no están enfermos. Se echan de menos unos a otros, así que tienen que verse, así que corren riesgos. (Sí, Maestra.) ¿Qué le voy a hacer? ¿Qué queréis que haga? ¿Cerrar su casa con llave? ¿Tirar la llave al mar?

Las personas no saben lo que es estar en soledad. No entienden la alegría que supone. La mayoría no lo sabe. Por eso se casan. Aunque estén fatal, se quedan unos con otros. Y por eso tienen niños; aunque sea un trabajo terriblemente duro, a ellos les gusta. Les gusta estar juntos en un grupo, al menos de dos personas, marido y mujer, o novio y novia. Simplemente humanos, les gusta. Quizás porque tienen recuerdos de los Cielos. En el Cielo, las personas no tienen separación unas de otras. (Entiendo.) Aunque no estén unos con otros, ellos siempre saben del otro. Siempre sienten la cercanía por alguna razón. Y si quieren visitarse unos a otros, solo con el pensamiento ya están allí. Y en el Cielo, no tienen, lo siento, actividades sexuales para tener niños mediante el contacto humano corporal. Así que ellos adoptan. Normalmente adoptan de un nivel más bajo. Los elevan al nivel más alto. (Sí, Maestra.) Así que se concentran y envían un rayo de energía de benevolencia y elevación a la persona que han elegido. Si esa persona también quiere “adoptarlos” a ellos. Esa persona tiene que pasar primero por algún sistema de limpieza, y entonces con su rayo de luz asciende. Y entonces ellos intentarán rodear a esa persona durante mucho tiempo para darle energía más alta. Igual que aquí tenemos una transfusión de sangre. (Sí, Maestra.) O quizás donaciones de órganos. Allá arriba ellos dan energía. Y entonces adoptarán a esa persona en su familia. (Wow.)

El Buda y otros Santos en otra época, cuando el Buda estaba todavía vivo, Él contaba muchas historias sobre eso. Que cuando eran benevolentes, tenían altura moral o eran virtuosos, entonces nacían en una Cielo elevado para aumentar la población celestial. Eso es lo que Ellos decían. Es parecido a este sistema de adopción. Si uno no puede ascender allí por uno mismo, y si alguien lo adopta a uno, entonces se puede ascender también.

Es lo mismo aquí. Si uno no puede solicitar ir a América pero está en edad de adopción, y alguien en América lo adopta, y uno va allí y vive como un americano. (Sí, Maestra). Por ejemplo, así. Lo sabéis, ¿verdad? (Sí, Maestra.) Y si uno quiere ser americano y tiene como una tarjeta verde de lotería, puede ir también. O si está cualificado para hacer alguna clase de trabajo muy demandado, también lo puede solicitar. Y si uno no tiene antecedentes criminales y todo está bien, no tiene deudas, ningún problema, entonces también lo puede solicitar y convertirse en ciudadano americano o quizás ciudadano europeo, de cualquier lugar. (Sí, Maestra.) O uno paga mucho dinero o hace un negocio en algún país o compra una gran casa, una gran propiedad, entonces también puede ir allí a vivir, llegar a ser ciudadano poco a poco. Similar, pero es diferente.

 

Está bien entonces. ¿Estáis contentas con mis respuestas? (Sí, mucho Maestra. Gracias.) ¿Hay algo que no esté claro? (Todo está claro.) ¿Todo claro? (Sí, todo claro.) (Sí, Maestra.) ¿No hay más preguntas? (No hay más preguntas, Maestra.) Eso es bueno. Entonces me tengo que ir ahora a hacer mis deberes para Supreme Master TV. Supongo que tardaré toda la noche, pero también tengo que meditar. Sí, debo. Si no, todo será más caótico. Al menos, mantendré la cabeza por encima del agua. (Sí, Maestra.) Porque hay mucho karma, no solo de los discípulos, sino de todo el mundo. (Sí, Maestra.) Porque tenemos a Supreme Master TV retransmitiendo a todas partes. (Sí.) Así que, de alguna forma el karma será disminuido. Y quizás de alguna manera ellos serán despertados y tendrán un nivel moral más alto, así que es más fácil para mi ayudarles. (Sí, Maestra.)

 

Está bien entonces. También me dan calambres en la mano, sujetando el teléfono todo este rato. (¡Oh, Dios!) (Gracias, Maestra.) Está bien, cariño. Adiós por ahora. (Gracias, Maestra.) (Gracias por Su tiempo y todo Su sacrificio.) No hay problema. Soy voluntaria. Y que Dios os proteja. Que sintáis el amor de Dios. Que sintáis las bendiciones Celestiales en todo momento, (Gracias, Maestra.) especialmente en tiempos de energía baja. (Gracias, Maestra.) O cuando os sintáis trastornados por la fuerte energía desfavorable del mundo. (Gracias, Maestra.) Que roguéis a Dios y que sintáis la bendición y la protección. (Gracias, Maestra.) Está bien. Quizás os hable la próxima vez. (Ok. Gracias, Maestra. Adiós, Maestra.) (La amamos). Sed amados, sed bendecidos, estad felices, sanos y todo lo bueno para vosotros. ¡Chao! (Muchísimas gracias.) Chao. (Todo lo bueno para Usted, Maestra) Chao, chao, chao.

 

Al día siguiente, el 30 de julio 2020, nuestra muy amada Maestra habló otra vez con algunos miembros del equipo de Supreme Master Television en una llamada de teléfono. ...Veis, no importa a veces por el trabajo, tenemos algún problema o alguna diferencia en la forma de actuar. Debido al trabajo. (Sí.) Pero nada personal. (Sí, Maestra.) De verdad os lo agradezco a todos. Hombres, mujeres, y mayores y ancianos por igual, porque vinieron muy pocos y no lo pueden aguantar. (Sí, Maestra.) Sí, a veces, debido a que hay demasiado trabajo y la presión del mundo sobre mí… (Sí.) Imaginad, es como zambulliros en el mar. (Sí.) Como si uno está en el fondo del océano, incluso con oxígeno, pero siente mucho la presión, por la inmensa fuerza del agua alrededor. (Sí, Maestra.) Imaginad eso. Así es como vuestra Maestra se siente. A menudo. Y tengo que ser realmente fuerte para no ser aplastada.

Si preguntáis a muchos seres Celestiales, si los veis, y les preguntáis si les gustaría venir aquí solo unos pocos días, por diversión, ellos negarían con la cabeza. (Sí.) A ellos no les gusta. Ellos ven a nuestro mundo como una fosa séptica. (Sí.) Y las cosas que comemos aquí, aunque estén deliciosas y pensemos que es maravilloso y todas esas cosas, para ellos es como basura. Ellos piensan que comemos basura. ¿Y por qué comemos esto y comemos aquello? Así que, de todas formas, a ellos no les gusta nuestro mundo para nada. (Sí. Sí, Maestra.) Igual que algunos Maestros. Ellos tienen que olvidarse del Cielo de verdad para estar en la Tierra, Realmente tienen que olvidar su estatus para ser un humano. Así que, mucha presión. (Sí, Maestra. Entendemos, Maestra.)

Ver más
Lista de reproducción
Compartir
Compartir con
Insertar
Empezar en
Descargar
Móvil
Móvil
iPhone
Android
Ver en navegador móvil
GO
GO
Aplicación
Escanee el código QR o elija el sistema telefónico adecuada para descargar
iPhone
Android