A continuación

Entre Maestra y discípulos

Las cualidades de un buen marido. Parte 1 de 2.

2020-06-13
Idioma:Chinese(正體中文)

Episodio

Información
Descargar Docx
Leer más

Casarse tiene sus ventajas y desventajas. Si están casados, aprenderán a adaptarse, a reconciliarse y a ser considerados. Lo mismo con el novio y la novia. Se ajustarán si viven juntos. Aprenderán a amoldarse y a ser considerados, para llevarse bien más pacíficamente.

 

Quiero agradecerles a ustedes, los guardias. Son muy jóvenes y vienen todos los fines de semana. Le pregunté a “nariz plana” por qué es que… Le pregunté cuántos niños tenía ya. Número uno. Número dos. Viendo que él es tan alto y apuesto, pensé que debía haber sido “raptado” por alguna chica. No podrían habérselo perdido. Y él respondió, “No he encontrado mi karma aún”. Una respuesta muy sabia. Dios mío, viéndolos crecer sé que estoy envejeciendo. Lamento no ser capaz de permanecer joven con ustedes. Pero todos se harán viejos después de unas décadas, así que no importa. Muy pronto se pondrán a nivel. ¿Por qué no tienes novia? ¿Muy ocupado? ¿No has encontrado tu karma? (Dios me bendice.) Dios te bendice. Ahora hablas así. Más tarde cuando encuentres tu “karma”, dirás, “Oh, la bendición de Dios me ha concedido una hermosa…” Pensarás de manera diferente. ¿Qué haces en casa? (Soy cartero.) Muy bien. Puedes respirar aire fresco en el trabajo todos los días. Trabajas al aire libre todos los días, ¿no es así? (Sí.) Es muy cómodo. ¿Y luego? (Estoy preparando un examen.) Un examen. (También trabajo medio tiempo.) ¡Vaya! Luego todavía sirves como guardia aquí, trabajando muy duro. ¿Cómo es que aún tienes tiempo libre? ¿Qué tipo de examen vas a dar? (Es un examen para empleado público nacional.) Empleado del gobierno. ¿Y tú? (Estoy a cargo de la contratación y capacitación de recursos humanos para una empresa de transporte de contenedores – comercio, contratación y capacitación.) ¿Y él? (Estoy trabajando en una planta de ciencia y tecnología que produce pantallas para teléfonos celulares.) (Una planta de de ciencia y tecnología.) Una planta de ciencia y tecnología. Increíble. Informática, ¿verdad? (Informática.) Un tipo de ingeniero informático, Fantástico. ¿Y él? (Ingeniero.) ¿Qué clase de ingeniero? (Diseño herramientas manuales para reparar cables eléctricos.) (Diseño de herramientas.) Diseño. Diseño de herramientas. ¿Y tú? (Ingeniería de aviación.) Reparas aviones.

 

¿Qué haces tú? (Trabajo en una fábrica.) ¿Qué clase de fábrica? (De azúcar.) ¡Oh, azúcar! Muy dulce. Chico dulce. Chico dulce y amoroso. Hay una canción que dice sugar baby (dulce nena). Sugar baby love. ¿La saben? Yo tampoco sé. Solo recuerdo un poco de la letra. Mi dulce amor, mi dulce amor. No quise herirte. No quise causarte tristeza. Algo así. Solo eso. No recuerdo más. Pasó mucho tiempo. Una canción de amor. Aquí prohibimos esa clase de canciones. Solo la Maestra puede cantarlas. ¿Y entonces? (Soy ingeniero de investigación y desarrollo.) ¿Has inventado algo? (Sí, pero algunas cosas aún no se han inventado.) Eso lleva mucho tiempo. Todo lo que usamos ahora es el resultado de los esfuerzos de muchas personas. Incluso un cuenco como este nunca fue tan bonito antes. Solía ser muy burdo, hecho de tierra. Las cosas más brillantes fueron agregadas más tarde. Yo tampoco tenía cosas como estas antes. Había madera y bambú solamente, y ahora se han convertido en esto. Es muy importante investigar muchas cosas, para que pueda haber diferentes invenciones.

 

Todos los días, cuando uso algo, siento, “¡Guau, soy tan bendecida, estoy tan agradecida!” Por ejemplo, lo que llaman “alfiler de seguridad”. ¿Sí? (Alfiler.) Alfiler. Solía ser muy común. Luego, se hizo más y más seguro. Una cosa tan pequeña y tan fina. ¿Cómo puede haber una máquina para hacerla? Más aún, tiene una cabeza plástica que lo hace más seguro para pinchar. Cada vez que veo algo, siento admiración y respeto y que soy muy bendecida de poder disfrutar tantas cosas. No era así antiguamente. No había clavos de diferentes tamaños. Porque a veces tengo que reparar cosas o colgar algo yo misma, necesito poner un clavo primero para colgar algo, etc. Siempre siento, “Guau, es increíble”. Y los cables de acero son tan delgados y revestidos con un plástico verde y suave. Algunos son más gruesos, y otros muy finos, casi tan finos como nuestro cabello.

Por ejemplo, la conexión del teléfono. Es una pieza pequeña, donde los cables van por dentro, así podemos enchufarlo al teléfono. Una vez, los cables se cayeron. Traté de ponerlos de vuelta. Abrí esa pequeña caja y verifiqué donde estaba conectado cada cable. Eran de distintos colores. Los cables dentro eran muy finos. Están hechos de cobre con un revestimiento rojo. Y sentí, “¡Guau! Asombroso.” ¿Quién pudo inventar este tipo de máquina y encontrar una manera de hacer cables tan finos como nuestro cabello? Es tan fino y delgado. El teléfono no se podría conectar sin esos cables tan finos. ¡Es increíble! Todos los teléfonos y el mundo dependen de una cosa tan fina. Todo el ashram depende de eso, para no mencionar el mundo entero. Aquí en el ashram, necesito depender de algo tan pequeño para contactar a la gente.

 

¿Tú qué haces? (Soy arquitecto.) ¿Construyes casas? (Edificios y jardines.) ¿Jardines incluso? ¿Puedes hacer paisajismo? Están relacionados. ¿Cómo va el negocio? (Es pequeño.) Vienes todos los fines de semana. ¿Tu familia está feliz? (Ellos vienen conmigo.) ¿Qué me dice el que tiene esposa? ¿Ella te dejó venir aquí? (Negociamos.) Lo discutieron. (Lo discutimos. En realidad, mi esposa me apoyó  mucho, comiendo comida vegetariana conmigo.) ¿Ella es vegetariana? (Ella come comida vegetariana conmigo.) Bien. (En casa todos comemos comidas vegetarianas, incluso nuestros hijos.) Maravilloso. Buena esposa. Tienes que ser más considerado y hablar más dulcemente. No, no estoy bromeando. A las chicas nos gusta que los chicos sean románticos y atentos. Tienes que prestarle atención a menudo diciendo, “¡Guau!” Estás muy linda hoy.” “Hoy te extrañé mucho”, etc. Esa clase de charla. Y luego, pasar a la acción para nutrir su amor de uno por el otro. No lo den por sentado. Una buena esposa merece ser bien cuidada. (Entiendo.) Cuida más de ella, y abrázala más cuando vas a casa. Y tienes que saber cómo hablar y cómo hacer esto y aquello. Lee esa clase de libros, ¿de acuerdo? Sabrás cómo hacerlo por los libros y películas. Yo lo he olvidado. No soy una buena maestra en eso. Han pasado más de treinta años desde mi matrimonio y ahora lo he olvidado. Pero mi exesposo era muy dulce y romántico. Cuando él tenía tiempo, yo sentía que él cuidaba muy bien de mí. Solo sientes que él es muy atento contigo. No es que a él le importara menos después de casarnos. (Él quiere ser de esa manera. Esa es la manera en que un hombre debería comportarse.) No estoy segura. Algunos chicos son un tanto rígidos. No hay diferencia para ellos, antes o después del matrimonio. Después de ir a casa, se quitan el abrigo y se sientan frente al ordenador o hacen otra cosa. Se olvidan de abrazar y besar a su esposa, y de hablarle. “Oh, cómo te extrañé, etc., etc.” Pero él no puede hablar como un robot. Debe hacerlo afectuosamente y sinceramente. Y entonces, por ejemplo, a mí me gustaba mucho tocar música en ese tiempo. Cuando yo tocaba, guau, él escuchaba con admiración, como un admirador. (Admirando.) Admirando a alguien. Pero de hecho, yo no tocaba muy bien. No soy músico, después de todo. Ya saben lo que sé tocar. Así deberían ser los muchachos. Pero no todos ellos hacen eso; siempre se olvidan. Lo saben, pero lo hacen en forma diferente. ¿Tú puedes hacerlo? Se están riendo por allá. (Obviamente, no puedo.) ¿Todavía no lo has hecho? No te has entrenado para hacerlo. (Lo tomo con calma.) Lo tomas con calma.

¿Tienes novia ya? ¿Sí? Si la tienes, tienes que ser más considerado. (La gente siempre dice que las palabras dulces son antes de casarse y después de casarse…) No será necesario. (Él será una persona diferente.) No debería ser así. No debería ser de ese modo. Si es así, él está escapando muy fácilmente. Por eso dije que mi exesposo era muy amable. Tal vez los alemanes son todos así. Me dijeron que los esposos alemanes son muy buenos. Me lo dijeron otras chicas. No sé de los esposos de otras. Solo sé sobre mi esposo. Él estaba muy ocupado. Lo saben. Era doctor y tenía guardias nocturnas al mismo tiempo y además estudiaba ciencia. Aunque estaba ocupado con el estudio, sin embargo era muy atento conmigo. Nunca olvidaba a su esposa. Nunca me descuidó. Nunca inventó excusas y dijo, “Estoy muy ocupado, espera y hablamos más tarde”. Yo era la que lo descuidaba. A veces, hablaba con maestros budistas, preguntándoles por el Dharma. Todavía no había ido a la India. Con frecuencia llamaba a este o aquel maestro budista para hacerle preguntas sobre los sutras. Algunas veces, hablaba mucho tiempo por teléfono. Después que él venía a casa, él dudaba. Como me veía hablando mucho tiempo, él venía y me abrazaba y decía, “Estoy aquí, ¿sabes? Estoy en casa. “¿Sabes que estoy en casa?” (Él era ignorado.) Entonces yo decía, “Espera un momento. Espera un momento”. Porque yo estaba muy interesada en la charla. Algunos de esos antiguos maestros budistas practicaban muy bien y me daban respuestas muy sabias. Estaba muy ansiosa por el Dharma entonces y el matrimonio no encajaba. Así que respondía, “Espera un minuto. Aún no he terminado la conversación”. Él creía que hablaba con un amigo. Dije, “No, no. Estoy hablando con un monje budista, sin cabello”. (Sin cabello.) Un monje mayor… Así que le dije a mi esposo, “Él es mayor, ya tiene sesenta”. Después, él se quejó conmigo, “¿Por qué estuviste hablando tanto tiempo? ¿Quién era?” Dije, “Estaba hablando con un monje budista”. Entonces él dijo, “También hablas con otras personas a menudo”. Dije, “Sí”. Porque en ese momento, yo era la directora de un grupo de estudiantes budistas en Alemania. (Directora.) Y también trabajaba para los refugiados aulacenses (vietnamitas). Claro que estaba ocupada. En ocasiones, cuando visiaba a los monjes, él tuvo que venir conmigo. Yo iba donde vivían los monjes, no al templo. Pero aun así, una pareja no podía dormir en la misma cama ahí. Entonces, por ejemplo, yo me acostaba de este lado, y él se acostaba del otro con nuestras cabezas de esta manera. Incuso en la casa del monje, él estiraba su mano para tomar la mía. Él no podía hacer nada más, solo estirar la mano. Era así con frecuencia. Después, me rasuré la cabeza y regresé a Alemania para quedarme en un templo. Él vino a verme. No podía darme la mano abiertamente porque todos nos veían. Así que solo usó sus pies para ponerlos sobre los míos bajo la mesa (Para expresar su amor.) y sonrió. Yo dije, “¡Ah! Quita tus pies”. Él era esa clase de esposo, siempre complaciendo a su esposa. No tienes que ser rico o apuesto necesariamente. Por supuesto, ser apuesto es aún mejor, pero no necesariamente. Prestarle atención a ella hará que sienta que está siendo amada todo el tiempo, que te acuerdas de ella todo el tiempo. A ella le gusta eso. No tienes que ser necesariamente rico o apuesto o tener un título de doctor, no necesariamente. Se los digo de paso, en caso de que aún quieran proteger a su familia. Una vez que se casen, continúen protegiéndola. Sino, el mundo no estará en paz. La paz mundial empieza en casa.

 

Hay una historia de un hombre que fue invitado a un banquete. Mientras todos los demás se saludaban unos a otros, él seguía comiendo. Uno por uno, pronto acabó con todos los platillos. Mientras los invitados con elegancia se invitaban unos a otros a comenzar primero, él había comido toda la comida. Entonces los invitados le preguntaron, “¿Cuál es tu signo?” Y él dijo… No importa. Gallo o pato da igual. Los invitados dijeron, “Gracias a Dios no eres tigre, sino…” (Él se habría comido a todos los invitados.) “Sino se habría comido a todos los invitados también”. La gente se rio de él. Menos mal que su signo no era el tigre.

 

Tú sabes servir bien a la gente. (Gracias a Usted, Maestra.) Tu esposo tiene una gran bendición. ¿Tienes esposo? (Sí.) Dile que “él tiene gran bendición”. (Gracias, Maestra.) Lo envidio mucho. Probablemente ella ha sido bien entrenada por tu esposo. Casarse tiene sus ventajas y desventajas. Si están casados, aprenderán a adaptarse, a reconciliarse y a ser considerados. Lo mismo con el novio y la novia. Se ajustarán si viven juntos. Aprenderán a amoldarse y a ser considerados, para llevarse bien más pacíficamente.

 

También aprenden a lavar la ropa y a coserla, cosas que solía hacer su mamá. Hay otro chiste. Había un soltero. Él a menudo tenía los botones o las puntadas flojas. (Puntos flojos.) Los puntos estaban flojos aquí y allá. Entonces un amigo le dijo, “Todo estará bien después que te cases”. Él respondió, “Aún no he encontrado una chica”. Luego, finalmente un día él encontró una y se casó. Su amigo dijo, “Veo que ahora eres diferente desde que te casaste. Tus puntadas y tus botones ya no están flojos. Es bueno que te veas aseado ahora. Debes tener una buena esposa, ¿no es cierto?” Él contestó, “Sí. Ella me enseñó a coser mi ropa y la de ella”. Este es genial. (Puede hacer lo que no podía hacer antes.) Aprendió todo, quizá a cocinar incluso.

Otra historia. Un hombre me dijo que iba a casarse. Dije, “¿Por qué te casas ahora? Antes no querías”. Él explicó, “Todas las mañanas, después de beber algo, tenía que salir corriendo a trabajar y dejaba la taza ahí. Y después que volvía a casa, la taza sucia aún estaba allí”. Quiere decir que nadie se encargaba de lavar los platos u otras cosas. Más tarde, después que se casó, le pregunté, “¿Cómo va todo ahora?” Él dijo, “Ahora, tengo una taza más”. Cuando ellos vuelven a casa, él tiene que lavar la taza de su mujer. Su esposa también tiene que trabajar. Hoy en día, nadie cuida de nadie. Era una taza, ahora hay una más. (Él tenía una taza, y ahora tiene compañía y lava la de su pareja también.) Él tiene compañía ahora, bien puede lavar la taza de su pareja. (Ver quien no puede aguantarlo primero. El que lave la primera taza, también lavará la segunda.) Debe ser el marido. La esposa entrenará bien a su esposo a limpiar las dos tazas después de llegar a casa.

He visto muchas situaciones como esa, y algunos compañeros iniciados me han contado. A veces, él quiere cocinar unos fideos (veganos), porque probablemente aún tiene hambre después de la cena. Después de volver a casa del trabajo por la noche, él quiere cocinar fideos. Entonces su esposa dirá, “Oye tú, yo no voy a lavar los platos. Tendrás que hacerlo tú”. Sí. La esposa se lo avisa primero. Ella teme que el tazón quede ahí. No sé por qué vivir juntos puede hacer que una pareja termine siendo tan malos uno con el otro. Casarse también tiene sus ventajas. Lo hace a uno más responsable. Antes de casarse, a veces un hombre puede dejar las cosas y la ropa tirada informalmente por todas partes. Después de casarse, su esposa le advertirá y él lentamente se volverá más responsable y más ordenado. Los solteros son diferentes. Solo hablo al azar, no hablo de ustedes. Está bien si se sienten bien. Todos estos son chistes. Avísenles, por las dudas. En el caso de que más adelante se quejen, “Maestra, debería habérmelo dicho antes. Ahora es muy tarde”. “Si Usted me lo hubiese dicho antes, habría sido más cuidadoso”.

Ver más
Episodio
Lista de reproducción
Compartir
Compartir con
Insertar
Empezar en
Descargar
Móvil
Móvil
iPhone
Android
Ver en navegador móvil
GO
GO
Aplicación
Escanee el código QR o elija el sistema telefónico adecuada para descargar
iPhone
Android